Carla Kabalin, una artista que deja huellas

“Carlita”—como la llaman afectuosamente quienes la conocen— es una joven cordobesa que deja huellas en cada espacio que transita con su espíritu trabajador, su entusiasmo por la vida y, sobre todo, con su don para el arte. Desea ser una artista famosa. Participa de un elenco actoral y de un grupo de ballet independiente, practica todos los estilos de natación y ha trabajado en diferentes empresas, todo lo que la conduce a tener vasta experiencia en diferentes ámbitos, superando cualquier obstáculo. Los invitamos a conocerla a través de estas líneas que dejan traslucir algunos destellos de la luz que ella irradia.

 

 

“Me llamo Carla Caterina Kabalin Campos, tengo 28 años y nací en Córdoba, Argentina. Vivo con mis dos padres, Vicente y Enriqueta, quienes me dan cosas maravillosas, las más importantes para mis logros. También tengo dos personitas muy queridas, que son amigos para mí: mi hermana y mi cuñado. Ellos me acompañan y ayudan siempre en todos mis proyectos.  

 

 

Actualmente no estoy trabajando, pero estoy buscando un buen trabajo. Espero encontrarlo pronto, no es fácil, pero siempre tengo esperanza. Antes estuve trabajando con todos mis proyectos laborales en el Hotel Sheraton Córdoba y siguió mi rutina laboral con dos pasantías en el mismo lugar desde el año 2007 hasta 2011. Trabajé en la oficina de contralor y en la de recursos humanos, clasificando y archivando documentos. Después, me llamaron de otra empresa: el Hipermercado Libertad. Ahí trabajé en la oficina de legales ayudando a mis compañeros abogados con los archivos y fotocopias.  

 

 

Soy actriz de teatro, también bailarina de tango y de árabe. Practico todos los estilos de natación y me encanta sacar fotos. Me gustaría ser escritora porque me gusta leer y escribir. Me gusta todo lo que hago. Lo que me gusta tanto es lo que siento dentro de mí. 

 

 

Para mí, actuar es felicidad porque amo estar en el escenario. Me gusta ver cosas teatrales y hacerlas para sacarme de adentro mis sentimientos. Los logros del teatro son para vivir y vivirlo uno mismo, por eso me gusta tanto. Me atrapan mucho de la actuación las miradas, las lágrimas que caen por los rostros y los besos apasionados que son tan dulces. Me gusta mucho expresarme y los dramas.  

 

 

De niña me gustaba actuar sola. Mi primo y mi hermana me espiaban siempre para ver qué estaba haciendo, y les confieso que sigo actuando sola. Cuando estaba en la secundaria, le dije a mi madre que me gustaría hacer teatro, y ella me dijo que me iba a inscribir para que pudiera empezar con mis proyectos teatrales. Entonces, empecé en la Casa del Arte con una persona y Director excelente: Carlos Albarracín. Después, en la Casona Municipal estuve haciendo teatro con el grupo Los Solitarios, con tres profesores. Me gustó el compañerismo entre todos. Hice amigos en todos los talleres.

 

 

Actualmente, participo del Elenco Actoral Desafiarte por la Inclusión, aunque ahora estoy en vacaciones para relajarme. El año pasado hicimos la obra Remolinos de Cuentos. Otros actores empezaron a hacer una obra nueva que se llama Recuerdos bajo la lupa. Me gustaría verlos, me dijeron que está hermosa la obra y estoy orgullosa por ellos. 

 

 

De los personajes que me tocaron actuar, son tres mis preferidos: Vicenta, Pocahontas y Sherezade (de la novela Las mil y una noches). Vicenta, porque tiene un drama; Pocahontas, por la libertad, y Sherezade, por la magia del mundo árabe. Con este último, sentí algo dentro de mí muy especial, es el más hermoso que me ha tocado hacer.

 

Por último, quiero decirles a todos los que desean ser artistas y no se animan todavía, que se saquen la timidez de adentro. No es difícil, es para sentir dentro de su persona. Hay que sacarse los miedos, tener esperanza y, así, van a ser felices en la vida”.

 Imagen de Carla

 

Por Ana Argento Nasser

Equipo de prensa de Por igual Más

Colabora en la edición de esta nota: Miriam Coronel

Foto de portada: Sebastián Loyola