En esta columna rescatamos los relatos, las prácticas, los valores y la voz de las personas con discapacidad. Son ellas mismas quienes nos cuentan todo lo que hacen en su día a día, sus sueños, proyectos desarrollados y los desafíos que enfrentan y superan cada día. La mirada en la CAPACIDAD es el hilo conductor de estas historias. ¡Conocelas!

Ariel y su lista interminable de hobbies

En la nota de hoy, Ariel nos contará de todo lo que disfruta hacer.

 


Hola soy Gustavo Ariel Ghisolfi y tengo 46 años. Nací el día 24 de marzo de 1973 en Córdoba Capital. Mi rutina diaria consiste en levantarme muy temprano, a las 07:30 h, y desayunar. A las 8 h me pasa a buscar el transporte para ir a la escuela A.P.A.Di.M. En esta institución realizo diferentes talleres como, por ejemplo, lengua, carpintería, musicoterapia, expresión corporal e inclusión social. En este último curso las profesoras nos sacan a pasear a diferentes lugares con mis compañeros. Fuimos al cine, a comer pizzas a Don Luis y al shopping.

 

 

Después de la escuela, me voy a mi casa, duermo siesta y mantengo la limpieza de mi hogar.

 

 

Hace cinco años que vivo con mi hermana Silvia, mi preferida, su esposo, Edgar López y mi sobrino y sobrinas: Federico, Marianela y Valentina. Antes vivía con mi mamá pero un tiempo después de que falleció me vine a vivir con ellos. En esta casa me ocupo de absolutamente todas las tareas del hogar: lavar los platos, tender la ropa y levantarla cuando esté seca, plancharla, entre otras tareas. En fin, disfruto de mantener el orden y la limpieza.

 

 

Uno de mis mayores sueños es estudiar porque me encanta aprender y sobre todo, disfruto mucho de trabajar la madera y lijarla. Actualmente ayudo a mi cuñado Edgar a construir el quincho de nuestra casa para poder crear un lugar donde podamos reunirnos con nuestros amigos y familiares.

 

 

Otra de las cosas que me gusta hacer es escuchar cuarteto y sobre todo bailarlo, aunque a mis sobrinas no les guste. Mis cantantes preferidos son Carlitos “La Mona” Jiménez y Ulises Bueno. Canto sus canciones todo el tiempo, sobretodo, en la ducha. También escucho Radio Suquía mientras limpio. Además, paso tiempo con mi sobrina Valentina cocinando alfajores de maicena, bizcochuelos, tartas de manzana y pastafrolas.

 

 

Hice muchas cosas en mi vida, por ejemplo, años atrás también trabajé, durante diez años, en dos Mc Donalds. Uno de ellos estaba ubicado en la calle General Paz y otro en la Rafael Núñez.

 

 

Sé nadar en diferentes estilos como crol y pecho como así también practico otros deportes como tenis, fútbol y básquet. Con este último deporte gané una medalla el año pasado cuando con mi equipo fuimos a jugar a Mar del Plata, Buenos Aires, con la Fundación Baccigalupo. Fueron unos días muy hermosos, los compartí con mis amigos y además conocí el mar.

 

 

Tampoco quiero dejar de destacar que soy un gran bailarín de bachata, folklore y, por supuesto, de cuarteto. Con mis amigos solemos salir a bailar a boliches. Tampoco puede faltar que toco la flauta y la batería.

 

 

 

 

Como verán, soy todo un artista: músico, bailarín y también deportista.

 

Por Soraya Pajon

Equipo de Prensa

Fundación Por Igual Más

Colabora en edición Sofía Rodríguez Galván


Article Tags: ##Bailarìn ##Síndrome de Down #estudiante #deportista #músico
Share     Report     Print Article
0 comments