Creemos que el testimonio y la experiencia de quienes viven de cerca la discapacidad es sumamente valioso. Por eso, estamos creando entre todos este glosario social para construir un nuevo paradigma del significado de la discapacidad.

Parálisis cerebral

Florencia Muttigliengo es cordobesa. Estudió Grafología y Diseño Gráfico. Actualmente trabaja en una gráfica y realiza cursos para complementar sus títulos.

 

Durante su entrevista para “Capacidad en Primera Persona”, Flor nos contó sobre la parálisis cerebral que posee como consecuencia de una falta de oxígeno al nacer.

 

En su caso, la parálisis cerebral fue al momento del nacimiento por una falta de oxígeno. Si bien las parálisis ya pueden ser diagnosticadas en los tres primeros meses de vida, a sus papás no se lo informaron y tardaron mucho más. Al cumplir los dos años, como ella no caminaba sola, no se podía sentar o hablar, le realizaron una tomografía donde se vio por primera vez la lesión cerebral. Es en ese momento cuando se hace el diagnóstico.

 

Flor comenta que, al momento de la lesión, se mueren muchas neuronas que no se regeneran, lo que provoca que se pierda mucha información. “En mi caso afectó más que nada la motricidad y la postura, además de otra serie de cosas”, agregó.

 

Es una enfermedad crónica degenerativa, por lo tanto ella debe recurrir diariamente a rehabilitación y terapias integradas. ¿Qué es lo que me incentiva? Porque yo sé que si no hago todas estas cosas voy a estar peor. Entonces, al hacerlas, lo que hago es mejorar mi calidad de vida. Si la cura no existe y es algo que empeora, entonces hago algo para mejorar el día a día, dice Flor. Por ejemplo, ella trabaja con su fisioterapeuta cosas cotidianas: “antes, de chica, trabajaba cómo agacharme para levantar un lápiz del piso y cómo subir los cordones de la vereda. Ahora, lo que trabajo, por ejemplo, es cómo subir los escalones del colectivo” –contó Flor- “actividades de la vida cotidiana que hacen a mi mejor funcionamiento diario”. Entonces, lo que se puede decir es que lo que se busca con ellas es mejorarle la calidad de vida al paciente y darle herramientas para que pueda desempeñarse por sus propios medios o sin depender tanto de la familia, que quizás no puede estar constantemente pendiente ya que deben realizar sus propias actividades.

 

Según Florencia, hay diferentes grados de parálisis cerebral, es decir, que la lesión puede afectar también la visión, el habla, la motricidad, la capacidad de procesamiento de la información, entre otros. Yo, por ejemplo, tengo un nivel de espasticidad 2. El nivel 4 es el más extremo y es un endurecimiento patológico anormal. Es decir, que los músculos se contraen y se ponen duros. Es por eso que el tratamiento de fisioterapia es súper doloroso. Además, en mi caso, mis brazos tienen una fuerza normal pero mis piernas no, nos cuenta.

 

Lo que pasa con la parálisis es que “muchas cosas pueden resolverse y tratarse y muchas otras no se pueden tratar, no se pueden resolver y no se sabe la causa ni el por qué”. 

 

A nivel de prioridades, en primer lugar, está mi salud ya que si no estoy bien de salud no puedo estar bien en los otros ámbitos (personal, laboral). Entonces, si tengo que elegir dónde invertir más energía sería ahí. No me agrada tanto pero sé que es necesario y me hace bien.

 

 

 

Por María Clara García

Equipo de Prensa

Fundación Por Igual Más

Colabora en edición Sofía Rodríguez Galván

 


Article Tags: #fisioterapia #Parálisis Cerebral #Capacidad en primera persona #diagnóstico
Share     Report     Print Article
0 comments
  • Pais Argentina
  • Provincia/Estado Córdoba
  • Ciudad/Localidad Córdoba
  • Tipo Discapacidad Motriz
  • Tipo Institucion Otro