La Voz: La creadora de la primera red social accesible

Por Mariana Otero
 

 

Ana Argento Nasser es titular de la Fundación Por Igual Más. Busca vincular a personas con discapacidad. Es la finalista, por Córdoba, del Premio Abanderados de la Argentina Solidaria.

 

Ana Argento Nasser (30) está convencida de que el lenguaje tiene el poder de transformar vidas, que las personas con discapacidad necesitan oportunidades reales y que, también, deben ser protagonistas de ese cambio.



Es comunicadora social, esposa, madre de Felipe (2), docente de talleres de cuenta cuentos, periodismo y radioteatro para adultos mayores en el Hogar de Día Arturo Illia, del taller de la alegría y las buenas prácticas en la Universidad Católica de Córdoba, fundadora de la Fundación Por Igual Más, impulsora de la primera red social accesible de Latinoamérica sobre discapacidad e inclusión (www.porigualmas.org) y una de los ocho finalistas entre mil postulantes –la única por Córdoba– para el premio Abanderados de la Argentina Solidaria, que promueve de la Fundación Navarro Viola, Canal 13 y varias empresas.


“Hay demasiadas barreras sociales, las personas con discapacidad no tienen oportunidades reales para obtener un empleo digno, para cursar carreras universitarias… Falta mucho camino. La oportunidad parte también de reconocer que todos tenemos capacidades y límites. ¿Por qué la sociedad no acepta a las personas con discapacidad? ¿Por qué no les abren puertas? ¿Por qué no tienden puentes?”, se pregunta Ana.



Nació en Córdoba, pero vivió su adolescencia en La Cumbre hasta que regresó para estudiar en la Universidad Nacional de Córdoba. Su primer acercamiento a las personas con discapacidad ocurrió a los 21, mientras realizaba una pasantía en el Museo del Colegio Nacional de Monserrat. “Un día llegaron dos estudiantes de turismo a preguntarme qué había sobre turismo accesible. No tenía idea de lo que era y empecé a preguntar y a ver que podía hacer para cambiar esta situación”.



Se embarcó en un proyecto para que el museo tuviera letreros en Braille, en macrotipo, visitas guiadas en lengua de señas y videos subtitulados. La idea se fue replicando y abrió un blog para escribir sobre discapacidad.



“Empecé a recibir consultas y a ver la desvinculación que había entre las personas con discapacidad y las instituciones. Y le dije a mi esposo, que es ingeniero en sistemas, ‘hay que hacer una red social con esto’”, relata.



En 2014, nació Por Igual Más, una fundación que trabaja brindando herramientas comunicacionales: promueve que las personas con discapacidad transmitan a la sociedad cuáles son sus derechos a través de spots radiales, videos y como columnistas en la web. Realizan capacitaciones en educación inclusiva y brindan asesoramiento legal gratuito.



“La comunicación es transversal en todas las áreas y el lenguaje construye realidades. En la medida que tengamos un enfoque claro que irrumpa, que genere conciencia, que invite a movilizarse, a transformar, estamos cumpliendo una misión”, sostiene.



Con la idea en marcha, Ana renunció a su trabajo en el Apross. “Veía que tenía muchos límites, que no podía desplegar la profesión y dejé un empleo público, muy bien pago y seguro por una fundación”, relata.



Así, con la ayuda de muchos, nació la primera red social accesible de Latinoamérica que vincula proyectos, personas con discapacidad, instituciones y familias. La red recibe 17 mil visitas mensuales de distintos países de Iberoamérica. Y cuenta, además, con 60 voluntarios con y sin discapacidad de diferentes provincias.



“Buscamos que puedan tener un espacio de interacción que sea accesible. Hay chat, foros, grupos. No queremos competir con Facebook, pero sí que tengan un lugar de encuentro”, explica. A largo plazo, Ana sueña que sea el sitio de consulta por excelencia en inclusión y discapacidad.

 



Una red comunitaria

 


“Pienso que en la vida venimos para compartir con otros, que no podemos ser felices solos y que esa felicidad está en darnos, en descubrir qué tenemos para compartir”, plantea Ana. E insiste en que el objetivo es que las personas con discapacidad sean protagonistas, se expresen, digan qué quieren y cómo quieren decirlo. En todas las áreas de la fundación hay una persona con discapacidad.



La Fundación se hace a pulmón, pero Ana está convencida de que van por el buen camino porque, dice, las puertas se van abriendo. En un momento Javier Mascherano les donó su camiseta autografiada, y con lo que recaudaron pagaron los cánones para alojar la página en la web. 



Luego, se fue tejiendo una cadena solidaria. “Trabajamos con donaciones. Siempre hay necesidad tanto de voluntarios como de dinero. Trabajamos todos ad honorem pero para los proyectos sí hace falta plata. Tenemos amigos de fierro que aportan 50 pesos o más por mes“, cuenta.



Ahora concursa para el Premio Abanderados, con la posibilidad de ganar 250 mil pesos para la fundación. El 40 por ciento del dinero se utilizaría para becas de empleo para personas con discapacidad, 20 por ciento para impulsar el área de educación, otro 20 por ciento para desarrollar el área de investigación y desarrollo: aplicaciones y dispositivos de inclusión. El 10 por ciento para el área de legales y el 10 por ciento restante, lo donarían a otras causas sociales.



“Se van haciendo cosas en la sociedad, pero falta mucho y falta eliminar el prejuicio social. El peor prejuicio es quizá la mirada de pena... Nuestra meta es incidir en las políticas públicas junto con las personas con discapacidad; no para ellos ni por ellos”, concluye.

 

 

Premio Abanderados de la Argentina Solidaria

 

Abanderados es un premio anual que reconoce a argentinos que se destacan por su dedicación a los demás. Hay ocho candidatos, entre ellos, Ana. Se puede votar en www.premioabanderados.com.ar. Hay tiempo hasta mañana.
 
 

Article Tags: #inclusión #discapacidad #por igual mas #Ana Argento Nasser #red social accesible #Premio Abanderados #premio abanderados de la argentina solidaria #la voz
0 comentarios