Proyecto DANE: tecnología para el aprendizaje de jóvenes con discapacidad

La iniciativa reúne profesionales de empresas tecnológicas, de software, ONG enfocadas en discapacidad, docentes y universidade.

 

 

 

 

 

"La tecnología en general, bien utilizada, es una herramienta inclusiva. Si cuando uno diseña una aplicación lo hace contemplando el mundo de la discapacidad, y no solamente la ‘norma', entonces nos beneficiamos todos". Estos conceptos, los expresa Pablo Fiuza, Coordinador General de Proyecto DANE, una iniciativa que nació en Argentina, para ofrecer una nueva forma de enseñar contenidos a los niños y jóvenes con discapacidad intelectual, brindando soluciones de software y acercándoles la tecnología informática.

 

 

 

 

 

El equipo de trabajo está conformado por profesionales de empresas de tecnología, software, ONG's enfocadas en discapacidad, docentes y universidades. La Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (ASDRA) es miembro activo del proyecto. Según su vicepresidente, Marcelo Varela: "Las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación) son la clave. En un mundo que ya es digital, no podemos seguir enseñando en formato analógico, pues sino la brecha de las posibilidades de las personas con discapacidad intelectual es cada vez mayor, y las TIC deben ayudar a corregir ese desfasaje y esa falta de oportunidades. Debemos formar a la persona con discapacidad intelectual nativa digitalmente".

 

 

 

 

 

El proyecto busca propiciar emprendimientos tecnológicos innovadores para facilitar el desarrollo y aprendizaje de personas con discapacidad intelectual, utilizando la tecnología para favorecer la resolución de situaciones de la vida cotidiana. De esta forma, señala Pablo Fiuza, "promovemos una mejor calidad de vida para las personas con discapacidad intelectual. Se busca contribuir a la inclusión social, construyendo una sociedad inclusiva".

 

 

 

 

 

El Proyecto DANE va en busca de la excelencia, y a partir de los resultados logrados comenzó, hace dos años, a trabajar con varias universidades (entre las que se destacan la UTN, la UBA, la Universidad de Lujan, y la UADE), donde los alumnos en sus tesis o trabajos finales diseñan y programan distintas apps. El desafío es dialogar con docentes y padres para comenzar a armar las aplicaciones, y luego que los chicos las prueben para ver qué modificaciones deben realizarles, como se hace habitualmente con cualquier software. "En general la mayoría de ellos quiere seguir participando del proyecto, aun cuando finalizan sus trabajos universitarios. Se pueden ver algunas apps como ‘El conversado', por ejemplo, que fue realizada por alumnos de la UBA, y permite a las personas con afasia comunicarse más fácilmente", sostiene Fiuza.

 

 

 

 

 

El proyecto DANE se destaca en el mundo por sus aplicativos

El vicepresidente de ASDRA, Marcelo Varela, explica que "si bien apps hay muchas, lo que es único a nivel mundial es el formato de Proyecto DANE, donde conceptualmente las aplicaciones están pensadas para enseñar a PcDI (Personas con Discapacidad Intelectual). DANE cuenta con un Comité Académico con especialistas en la materia, empresas que desarrollan a través del Convenio con CESSI (Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de la República Argentina), PcDI que hacen de testers, y la participación de las ONG que articulan todo este proceso.

 

 

 

 

 

Otra de las razones por las que el Proyecto DANE se destaca a nivel mundial según Fiuza, es que "si bien existen en los stores varias aplicaciones pensadas para niños con discapacidad intelectual, lo que no se encuentra es un proyecto global que como en el caso de DANE, contemple realizar aplicaciones pensadas para aprender, para jugar, para inclusión laboral, para las terapias, y siguiendo todas una línea de desarrollo". Las características que hacen a los aplicativos DANE únicos y diferentes son varias. No remarca errores, y en cambio resaltan los aciertos. Buscan la simplicidad, y estimulan los sentidos de forma individual, sin agobiar al niño.

 

 

 

 

 

 

Los escenarios y personajes son fácilmente reconocibles, y reflejan situaciones cotidianas. Utilizan ilustraciones y fotografías realistas, sin ser agresivas. Los sonidos y palabras empleadas evitan léxicos locales, y permiten que las aplicaciones puedan ser utilizadas por cualquier usuario de habla hispana, sin importar su ubicación geográfica. Respetan mayores tiempos de espera, y prevén movimientos más lentos para el arrastre en la pantalla.

 

 

 

 

 

Aplicaciones gratuitas

Actualmente, el Proyecto DANE dispone de más de quince aplicaciones gratuitas. Hoy son varias las instituciones educativas y docentes que las utilizan diariamente para enseñar los contendidos áulicos, y los alumnos se sienten motivados al utilizar de manera complementaria las tablets y las aplicaciones para aprender. Para conseguir que las tablets lleguen a más escuelas, se capacita a los docentes en su uso, un aspecto central para poder avanzar en la enseñanza digital.

 

 

 

 

 

Fiuza afirma que "las apps inclusivas permiten que todos puedan utilizarlas, sin ningún tipo de distinción. Contemplan características que para los niños con discapacidad intelectual, en muchos casos, son la diferencia entre poder utilizar una app o no poder hacerlo". Por ejemplo, hay un aspecto que tienen las apps del Proyecto DANE y es que cuando alguien arrastra un objeto de un extremo a otro de la pantalla, las apps permiten dejarlo en cualquier sitio a "medio camino" y luego retomar desde allí para llegar al extremo opuesto. Me animaría a decir que el 99% de las apps que uno puede bajar de los stores no tiene esa característica".

 

 

 

 

Educación inclusiva

Graciela Roldan, Vicedirectora General Colegio Los Robles Pilar, y Responsable de Contenidos de Proyecto DANE, cuenta que las apps son un recurso para que la persona pueda incorporar conceptos, habilidades, estrategias, de una manera simple y directa. También es un excelente medio para ejercitarse y afianzar lo ya aprendido. "En el aula utilizamos las apps, y vemos cómo los chicos con discapacidad se motivan frente a estas propuestas, utilizan la misma tecnología que cualquier otra persona, siguen sus tiempos y descubren todo lo que pueden aprender".

 

 

 

 

 

Sociedad inclusiva

El Proyecto DANE, tiene un segundo objetivo muy importante: promover el concepto de una sociedad inclusiva. Por ello están impulsando el evento TINC 2016 -Tecnologías que Incluyen, que se realizará el 20 de Octubre desde las 18 hs. en la Ciudad Cultural Konex. El mismo es co-organizado con la CESSI (Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de la República Argentina) y ASDRA (Asociación Síndrome de Down de la República Argentina). El evento es gratuito y presentará las últimas y más innovadoras aplicaciones para la inclusión social.

 

 

 

 

 

También se compartiran experiencias de líderes que desafiaron los paradigmas en el uso de las TIC y se buscará generar una red de contactos entre empresas, estudiantes y emprendedores comprometidos con una sociedad más inclusiva.

 

 

 

 

 

Fuente:

http://www.iprofesional.com


Article Tags: #inclusión #discapacidad #tecnologías #aplicaciones #proyecto DANE
Share     Report     Print Article
1 comment