El octavo día (1996)

     Drama. Dirigida por Jaco Van Dormael e interpretada por Daniel Auteuil, Pascal duquenne (quien realmente tiene Síndrome de Down), Hernri Garcin, entre otros. 

 

     El Octavo día cuenta la historia de Harry, un ejecutivo de éxito muy competente en su profesión, pero que fuera del trabajo, su mundo es un caos, por lo que vive prisionero de sus propios temores y resentimientos. Un día conoce a Georges, un joven que padece Síndrome de Down y se ha escapado de la institución donde está acogido. 

 

     El destino los une en un fascinante y entretenido viaje para encontrarse a si mismos. Mientras Georges expresa sus emociones abiertamente, Harry (más encerrado en sí mismo) comienza a respetar la extraordinaria habilidad de su nuevo amigo para viajar por mundos de delirante fantasía y dura realidad. 

 

     En un momento dado, nos encontramos con una introducción de Georges describiendo, de manera particular, cómo fue la creación del mundo, metiendonos de lleno en una historia que irá desde la risa hasta el llanto. Dos vidas totalmente opuestas se unen, en esta ocasión, para complementarse. 

 

     Lo que por separado los hace parecer débiles, juntos los hace ser fuertes para enfrentarse a la vida y a todo lo que ello conlleva. Georges es un muchacho que vive feliz disfrutando de las cosas sencillas de la vida, mientras que Harry es un hombre que ha olvidado sonreír, que se olvido que la vida hay que disfrutarla y se ha negado el tiempo para eso. Es ahí cuando nos damos cuenta de lo errados que estamos cuando manifestamos lástima hacia las personas con discapacidad. Ellas pueden enseñarnos y recordarnos muchas cosas que los que nos consideramos "normales" tenemos olvidadas.

 

     Conmovedora y sincera, "El octavo día" es ante todo un poema a la vida, desgarrador y dramático en ocasiones, pero, en definitiva, un poema que reivindica algo más que la aceptación de la diferencia. Una historia más de vida que no necesita transgredir las convenciones para divulgar el reinado de la sensibilidad por encima del frío intelecto. No por otra razón, Harry contará la historia de la creación con un elocuente epílogo: "Y al octavo día, Dios creó a George".

 

Por Agostina Ibarrola

Columnista de Espectáculos

Equipo de Prensa

Fundación Por Igual Más

     

 

 


Article Tags: #Síndrome de Down
Share     Report     Print Article
0 comments