Mendoza (Argentina): Crean un glosario del vino en lengua de señas

 

El proyecto busca acercar a las personas sordas a la vitivinicultura e insertarlas en el mundo laboral del turismo accesible.

 

 

 

Albert Einstein dijo una vez que "hasta que todos los individuos de una sociedad no se encuentren plenamente integrados en ella no puede decirse que sea una sociedad civilizada”. Sin embargo, casi un siglo después de esta frase, las personas con discapacidades siguen buscando la apertura de nuevos espacios de inclusión.  En Mendoza, se trabaja para realizar un glosario vitivinícola en lengua de señas.

 

 

 

En lo que para muchos sería una nimiedad, los avances que se logran en sortear obstáculos cotidianos repercuten en toda la comunidad. En Mendoza hay 45.089 personas que sufren algún tipo de discapacidad visual, auditiva, motriz, mental o visceral. Que se coloque una rampa, se habilite un baño o se pueda viajar cómodamente en un transporte son conquistas que afirman los derechos y el desarrollo fundamental de las personas.

 

 

 

La comunidad sorda se consolida como una de las más unidas y entre las que más ha luchado por derribar las barreras comunicacionales. "El sordo se ha apropiado de sus derechos y la necesidad de comunicarse", afirma Andrea Pelleriti, profesora de sordos y terapeuta del lenguaje, ex directora de la Escuela Pavón.

 

 

 

El diccionario del vino

Entre las conquistas se encuentra la creación de un "glosario de lengua de señas del vino", un diccionario con terminología específica que posibilitará la inserción laboral de los sordos en el área gastronómica o en bodegas y que favorecerá la real implementación del Turismo Accesible.

 

 

 

Un proyecto único en el mundo, iniciado en la provincia que cuenta con más de cincuenta señas nuevas, entre las que se destacan: varietal, blend, malbec, syrah, cabernet sauvignon, sauvignon blanc, torrontés, merlot y pinot noir. Si una persona sorda asistía a un restaurante o simplemente quería comprar un vino debía señalar lo que deseaba o escribirlo, ya que en su lengua materna contaba con un abanico reducido de posibilidades comunicacionales de terminologías enológicas. Vino, vino tinto, blanco y rosado, viñedo y bodega eran algunas de las señas preexistentes.

 

 

 

El glosario se vive como "algo inimaginable, es un sueño hecho realidad", se confiesa Andrea. Y es que viviendo en una provincia vitivinícola, habían sordos adultos que jamás habían pisado una bodega. "Tienen muy desarrollados sus sentidos, con lo cual les resulta fácil degustar , entender el concepto de la degustación y los noto tan apasionados como todo el que ingresa a conocer de vinos", comenta Analia Videla, directora del Wine Institute, una de las piezas fundamentales en la generación del proyecto.

 

 

 

"Personalmente es un orgullo ser parte de este proyecto que tiene que ver con la inclusión social donde están a la vista los resultados de trabajar con mucho compromiso", reflexiona Analia. Y agrega: "Nos hace tomar conciencia de que  poniendo todos un granito de arena las cosas pueden cambiar, sólo tenemos que sacar el foco de lo que uno hace todos los días y ponernos un instante en el lugar del otro, de esa manera tomamos conciencia de cuán importante es el prójimo".

 

 

 

Cómo surge

"El proyecto del glosario comienza a partir de una curso de cata del vino que se realizó en conjunto con Escuela Pavón y la Asociación de Sordos de Mendoza. Donde los alumnos aprendían las bases para degustar un vino, destinados a  personas sordas, hipoacúsicas e intérpretes universales en lengua de señas y docentes del área especial", comenta Gabriela Naffisi una de las promotoras del glosario, impulsado también por bodega Monteviejo.

 

 

 

En esa oportunidad se vieron en la necesidad de ampliar el lenguaje ya que no existían señas para los términos intrínsecos a la vitivinicultura. "Las personas sordas habían estado alejadas siempre del mundo del vino. Y creímos importante acercarlos a esta cultura  y que tuvieran una herramienta de trabajo", agrega Gabriela.

 

 

 

Tras dos años de intenso trabajo entre la Asociación de Sordos de Mendoza, Wine Institute y bodega Monteviejo, los resultados se materializan con posibilidades ilimitadas. "La idea es que llegue lo más lejos posible y que le sea útil a muchas gente", ansia Analia. Al tratarse de una lengua dinámica y en constante construcción, cada seña es discutida y modificada, utilizando la lógica en su creación. A cabeza del proyecto se encuentra Mariana Martinez Otín, referente de la comunidad que por medio de las especificaciones y descripciones del enólogo Marcelo Pelleriti fue ideando cada expresión, que luego fue sometida a consenso.

 

 

 

Una nueva posibilidad laboral

Las distintas capacitaciones y la implementación del glosario permitirá generar nuevos puestos de trabajo y la posibilidad de ampliar la red de Turismo Accesible en Mendoza. El turismo accesible plantea un turismo para todos y establece fundamentalmente pautas de integración, eliminando las diferentes barreras sociales, culturales, arquitectónicas, urbanísticas, de comunicación y de transporte durante la actividad turística de las personas con discapacidad y de las personas que no tienen discapacidad, pero que tienen una necesidad especial.

 


   

"Creemos que podemos incluir un nuevo segmento de consumidores, que obligara a las bodegas a capacitarse en material de inclusión y puede darle salida laboral  a los grupos que se encuentran capacitándose en el glosario", comenta la directora del Wine Institute. Y agrega: "Las personas que se han capacitado han concluido los cursos cortos que forman parte de una de las formaciones más importantes que tenemos que es sommelier Internacional, la idea a nivel laboral es poder incluirlos y que trabajen de su profesión contando con el apoyo del ámbito privado para la inclusión y entendiendo que cada uno cuenta con habilidades diferentes que hacen que logremos objetivos al complementarnos con otras personas".

 

 

 

 

Fuente:

http://www.elsol.com.ar/nota/266303


Article Tags: #lengua de señas #Vitivinicultura #Wine Institute Asociación de Sordos de Mendoza
Share     Report     Print Article
0 comments