•  
  •  
  •  

Cuando la escuela y la familia se encuentran

Hablar del vínculo escuela-familia no es algo novedoso y es largamente debatido en diversos ámbitos de la educación. Sin embargo, cuando nos referimos a familias de niños con discapacidad y escuelas, el tema tiene diferentes visiones, lo que es importante poner sobre la mesa para encontrar estrategias de trabajo conjunto.

 

 

Existen distintas situaciones en las que niños con discapacidad ingresan a la escuela común, pero a grandes rasgos puede ocurrir alguna de las siguientes situaciones:

 

 

Ÿ     Que la familia ya conozca la discapacidad del niño e ingrese con cierto recorrido acerca de las posibilidades de su hijo/a, de acuerdo con sus medios sociales, emocionales o económicos.

 

Ÿ     Que la discapacidad aún no sea visible para la familia, esté siendo negada o el niño/a sea muy pequeño para determinarlo (en el caso de Trastornos de Espectro Autista, por ejemplo), y sea la escuela que detecte e indique a las familias que el niño/a necesita ser evaluado por otros profesionales. Estos niños, por lo general, llegan al jardín de infantes o al primer grado de la escuela.

 

Si bien existe una amplia gama de situaciones, ya que cada una es particular, es importante reconocer estos dos polos para ubicarnos como docentes o padres frente a la realidad.

 

Cuando el niño/a ingresa a la escuela con una discapacidad ya definida, existen algunas variables a favor: generalmente, los padres o quienes llevan adelante la crianza han aceptado o están en proceso de aceptar la discapacidad, han incorporado a sus rutinas las necesidades que tiene el niño/a y han adaptado su casa y su vida cotidiana para su desarrollo. Como contracara suelen tener mucho temor ante la posibilidad de ser rechazados y muestran una actitud de defensiva o de control total sobre la realidad de su hijo. Ante esta situación, los docentes y directivos tenemos que hacer una búsqueda para abrir caminos de diálogo. Es fundamental recibir a la familia, escuchar las inquietudes y temores, preguntar sobre las expectativas (puede ocurrir que hayan sido rechazados en otras escuelas), realizar encuentros con el equipo que trabaja con el niño/a. Y, sobre todo, no estar a la defensiva. Aclarar que todos perseguimos el mismo objetivo: la inclusión del niño y su crecimiento como persona.

 

En el segundo caso, el camino suele ser más largo: la escuela puede “detectar” comportamientos, conductas o maneras de aprender que necesiten ser evaluados por profesionales idóneos. La comunicación a los padres de esta necesidad es quizás el momento más difícil, ya que el temor suele generar oposición. Aquí la escuela ha de ser paciente e insistente a la vez. Paciente con los procesos humanos que se desatan y llevan su tiempo, escuchar, seguir buscando estrategias de trabajo con el niño/a. Insistente porque el tiempo es importante, sabemos que estas situaciones ocurren, generalmente, en el jardín de infantes (en otra nota profundizaremos sobre la detección) o en primer grado, pero cuanto antes se pueda comenzar a trabajar con profesionales específicos en el lenguaje, el aprendizaje o la conducta, más posibilidades de potenciar sus habilidades tendrá el niño.

 

Es fundamental formar en las salas y aulas docentes empáticos, que sean capaces de contener para enseñar, pero que tengan una concepción de la discapacidad que no los ubique desde la lástima. Docentes que no teman a la diversidad, sino que la valoren y que consideren a las familias como el mejor aliado para el desarrollo del niño/a con discapacidad.

 

Como familia será importante conocer los derechos de las personas con discapacidad, buscando hacerlos valer pero no parándose desde la vereda de enfrente. Animarse a expresar los temores e incertidumbres que surjan para abrir un diálogo con la escuela que redunde en caminos de inclusión para el niño.

 

La escuela y la familia son dos instituciones irreemplazables para el desarrollo del niño y han de trabajar juntas. Solo así el paradigma de la inclusión podrá hacerse presente.

 

 

Lic. Vanina Castelli

Coordinadora Área Educación

Fundación Por Igual Más

Colabora en la edición: Miriam Coronel

Fuente de imagen: http://www.fcsd.org/es/atenci%C3%B3n-a-las-familias_11449

 

Te invitamos a escuchar el audio de la entrevista que le hicimos a Vanina en el siguiente enlace: audio

 

También podés leer las otras dos notas de su columna de educación:

 

Nota 1

 

Nota 2

 

 

 


Article Tags: #discapacidad #educación #escuela #familias #escuela especial #escuela común
0 comentarios