En esta columna rescatamos los relatos, las prácticas, los valores y la voz de las personas con discapacidad. Son ellas mismas quienes nos cuentan todo lo que hacen en su día a día, sus sueños, proyectos desarrollados y los desafíos que enfrentan y superan cada día. La mirada en la CAPACIDAD es el hilo conductor de estas historias. ¡Conocelas!

“disCAPACIDAD: escribo dis en minúscula para resaltar lo realmente importante”

Sabemos que la opinión convence, pero el ejemplo arrastra. Hay personas que con toda su vida nos cuentan, enseñan y orientan hacia una comprensión de la persona humana y de la vida con más verdad, y me animaría a decir con más “vigor”. Sucede que hay personas que no viven “a pesar de” una discapacidad, sino que conviven con ella y no solo eso, contagian sus ganas de vivir a sus pares primero, y a los demás también.

Saúl Macyszyn es uno de esos hombres, uno de esos ejemplos para tener en cuenta. Un talante que cuenta en palabras y en vida que los días no se apagan por una discapacidad. La misma palabra, según él, se encuentra hoy malinterpretada. Saúl entiende que la capacidad de vivir que puede nacer de una discapacidad concreta es un buen camino para convivir y continuar buscando una vida con dignidad.

Así es que en este artículo, te presentamos la columna en primera persona de este protagonista de su vida. Saúl nos cuenta su experiencia y cómo fue que encontró sentido en un ambiente con vientos en contra. Y no solo eso, sino también como siendo protagonista de su historia pudo seguir adelante.

 

 

Me llamo Saúl Macyszyn y tengo 76 años de edad, viudo, padre de tres hijos. Analista de organización y métodos, terapeuta laboral y emprendedor solidario. Practico natación, ejercicios con elíptico y caminatas. Mi vocación es defender los derechos y beneficios de las Personas con disCAPACIDADES (escribo “dis” con minúsculas y “CAPACIDADES” con mayúsculas para resaltar lo realmente importante). Fundamentalmente, me ocupo en derribar barreras laborales que discriminan a las Personas con disCAPACIDADES. Mi libro preferido es La discapacidad como problema social, de mi amiga la Dra. Liliana Inés Pantano, y mi texto de consulta es la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (LEY 26378). Mi comida preferida es verduras de estación y rodajas de pechuga de pollo a la parrilla con lluvia de vegetales. Soy presidente de la Asociación Microemprendimientos Solidarios y titular de la Cadena Laboral Solidaria de la disCAPACIDAD, generadora de empleos formales para las Personas disCAPACITADAS. Mis hobbies preferidos son: la práctica del ajedrez y coleccionar frases célebres y axiomáticas de superación resiliente, más algunas frases propias que surgen de mi experiencia de vida, que denomino “Frases Fuerzas”, como: “Cuando soplan fuertes vientos, no busquemos refugios. ¡Construyamos Molinos!”

 

En el año 1948, cuando tenía 10 años de edad, por un muy grave accidente en la vía pública, (un camión se subió a la vereda y me atropelló contra el cerco de una vivienda), estuve al borde de la muerte. Por una feliz circunstancia, Eva Perón estaba visitando el Hospital de San Isidro. Se interesó en mi caso y me salvó la vida, haciéndome atender y operar gratis por inminentes cirujanos, bajo la supervisión del recordado Dr. Ricardo Finochietto, de renombre mundial, quien hizo el milagro de que volviera a caminar. Quedé con las siguientes discapacidades: amputación del brazo derecho, disminución visual, graves secuelas en mi columna vertebral y en ambas piernas, que por casi tres años me impidieron caminar.

 

 

Luego, La Fundación Eva Perón becó todos mis estudios para que pudiera ser autosuficiente, útil y capaz de lograr una vida digna. Obviamente, soy un eterno agradecido y admirador de la solidaridad personal de Evita, y le expreso mi agradecimiento no solo rezando por su eterno descanso y recordándola con amor y admiración, sino tratando de ser lo más solidario posible con los que sufren adversidades, como Evita hizo conmigo. Cumplo en aclarar que mi historia de vida será publicada en el próximo mes de diciembre 2015, en el libro Evita 2015, por la Editorial del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón. Algunos la critican, otros la usan, particularmente prefiero seguir su ejemplo solidario, sin connotaciones políticas.

 

Mis discapacidades las pude superar cuando dejé de lamentarme por todo lo que había perdido y puse al máximo en marcha mi mente y el resto de mi cuerpo que funcionaba bien. Otra Frase Fuerza: “Se Hace Necesario Dejar De Lamentar Las Pérdidas y Movilizar Al Máximo Todo Lo Que Nos Queda”.

 

Con la aparición de las computadoras surgieron los analistas de sistemas, por lo que mi profesión, analista de O&M, quedó obsoleta y yo, en 1990, quedé desocupado, con esposa y tres hijos. Nadie me empleaba por mis discapacidades. Subsistí siete años haciendo trabajos esporádicos, mal pagos, sin cobertura social y sin ninguna posibilidad de continuación laboral. Por eso, decidí “autoemplearme” mediante la creación de un emprendimiento propio, el cual también serviría para dar empleo a mis pares desocupados. Iniciativa inspirada en la ejemplar solidaridad de Eva Perón. Para poder lograr “ese sueño” necesitaba un capital inicial, pero nadie me daba subsidio ni préstamos ni créditos. Por lo cual, con el acuerdo de mi familia, vendí mi casa y otros importantes bienes personales, y me fui a vivir a la casa de mi suegra. Así, en 1998 me puse un puesto de venta de panchos en el interior del Hall Central de la Estación de Trenes de Retiro, Línea Mitre, que denominé Panchería DISCAPANCH (DISCApacidad vta. PANCHos) y, obviamente, le di trabajo a mis pares, tomando empleados con disCAPACIDADES, brindándoles “Capacitación Ergonómica Laboral”, (esto es: Capacitar, adecuando el puesto y las herramientas de trabajo, para que la discapacidad no interfiera en la eficiencia de las tareas asignadas), y de esa manera se convertían en “Trabajadores Resilientes con Discapacidades”, que es el equivalente a “Empleados Calificados”. Actualmente, doy franquicias gratuitas a mis empleados que deseen convertirse en microemprendedores, con la condición de que se capaciten como microempresarios, hagan cursos gastronómicos y, además, deben emplear obligatoriamente a Personas con disCAPACIDADES, de la Bolsa de Empleos de nuestra ONG. Al darles oportunidades de estudio, formación, capacitación y trabajo a Personas con Discapacidad, ¡Todos Ganamos!

 

La Persona con disCAPACIDAD recupera su dignidad, mejora su calidad de vida personal y familiar, deja de ser carga pública para convertirse en contribuyente. El empleador suma a su empresa un buen Trabajador Resiliente con disCAPACIDAD, ejemplo de superación para todos sus empleados, y recibe importantes descuentos impositivos. Y la sociedad aprende a aceptar y a convivir con sus miembros diferentes, maximizando la Solidaridad, Integración y Justicia Social, lo que, sin duda alguna, redunda en mayor felicidad y beneficios de toda la comunidad. Cabe aclarar que, si bien para nosotros, las Personas con disCAPACIDAD, conseguir trabajo y ganar un salario es muy importante, lo que más apreciamos es el reconocimiento comunitario de nuestro “Valor Socio-Laboral”, y el sentirnos aceptados por la sociedad. En otras palabras, nos hace felices participar en la producción social y así ser plenos ciudadanos. Otra Frase Fuerza: “El subsidio es discapacitante e insuficiente”. Agrega otra discapacidad llamada pobreza. Por lo que: SUBSIDIO NO, TRABAJO SI.

 

Respecto al personal y a las sucursales, actualmente trabajan once personas en dos emprendimientos propios: Panchería Discapanch y Venta de Viandas Empresariales. Y numerosos artesanos con disCAPACIDADES son nuestros proveedores en tres puestos de venta de artesanías y regalos empresariales de nuestra ONG, que son: “Puedo Solo”, “El Arte del Orfebre” y “DAR-Discapacidad Artículos de Regalos”. En forma permanente tratamos de ubicar laboralmente a trabajadores con disCAPACIDADES en empresas estatales y privadas. Además, convocamos de todas las formas posibles a potenciales empleadores y, muy especialmente, a los funcionarios y empresarios más encumbrados del país, para brindar oportunidades laborales a las Personas con disCAPACIDADES. Otra Frase Fuerza: “La sociedad que no es solidaria se autodestruye, porque desatiende su esencia vital: ‘Las Personas’”.

 

A la hora de emplear a alguien, tengo en cuenta LA ACTITUD más que LA APTITUD. Ser apto se aprende con nuestros Cursos Gratuitos de Capacitación Ergonómica Laboral, esto es: Capacitar, adecuando el puesto y las herramientas de trabajo para que la discapacidad no interfiera en la eficiencia de las tareas asignadas. Así, tendremos con toda seguridad un excelente Trabajador Resiliente con disCAPACIDAD, que es el equivalente a un Empleado Calificado. Pero lo esencial es que tenga LA ACTITUD de trabajar y al mismo tiempo capacitarse adecuadamente, con aspiraciones de progreso, desarrollo personal y vocación de trabajar eficientemente a favor de esta fuente laboral de y para las Personas con discapacidades. Frase Fuerza: “El estudio y la capacitación son las herramientas imprescindibles para derribar las barreras laborales”.

 

 

Hoy puedo decir que el mayor desafío de Discapanch fue conseguir el capital inicial y alquilar un local con buen paso de gente, desestimar opiniones adversas y discriminatorias, la peor fue al pedir asesoramiento a un gastronómico exitoso, me dijo: “…Mirá manco, si ponés una Panchería, te vas a fundir. ¿Quién va a ir a comer mirando desgracias?…”. Y lo más lindo, felizmente me pasa seguido, y es cuando la gente me dice: “…Yo puedo comer cerca de mi trabajo o de mi casa, pero camino unas cuadras y como en su Panchería Discapanch, porque cumple una importante función social…”. Otra Frase Fuerza: “En el mundo felizmente las buenas personas somos más que las que no lo son”. Con todo esto, sueño con abrir más sucursales para aumentar los puestos de trabajo para mis pares desocupados, y así potenciar nuestros testimonios que “disCAPACIDAD y NEGOCIOS” son compatibles. Los ejemplos de nuestros Emprendimientos Solidarios animan y estimulan a potenciales empleadores para brindar oportunidades laborales a las Personas con diaCAPACIDADES. En nuestros locales, tenemos carteleras informativas y repartimos volantes convocando a dar empleo formal a nuestros pares desocupados, destacando que hay importantes descuentos impositivos para los que emplean a Personas disCAPACITADAS (ver: www.afip.gob.ar). Y que de esa manera mejoran su imagen empresarial solidaria y cumplen con su RSE –Responsabilidad Social Empresaria–. Nuestra Frase Fuerza: “Es una debilidad empresarial no ser solidario con la sociedad que sustenta el éxito de toda empresa”.

 

Respecto a la vida, entiendo que es existir amando nuestra familia, conviviendo fraternalmente con nuestro entorno, y colaborando solidariamente con la felicidad de la sociedad a la cual pertenecemos. Debemos dar contundentes ejemplos de participación en la construcción de un mundo mejor y convocar a la juventud para que hagan lo mismo, para las próximas generaciones. Otra Frase Fuerza: “Debemos dejar nuestras huellas para que otros construyan autopistas”.

 

Por todo esto, mi mensaje a las personas con discapacidad es que paralizarse al sufrir una disminución física o pérdida de salud y no accionar rápidamente agrava la discapacidad. Tenemos que tomar conciencia de nuestra resiliencia personal, que es la inadvertida potencialidad interior que tenemos todos los seres humanos para sobreponernos a las dificultades y adversidades que inevitablemente se presentan en el transcurso de nuestras vidas, entre ellas “la discapacidad”, y ante esta desgracia, hay que comenzar a construir nuevas formas, condiciones o manifestaciones de vida para neutralizarla y superarla, hasta ser nuevamente autosuficientes, para luego intentar salir más fortalecidos de estas inesperadas y difíciles circunstancias, y poder continuar con nuestras vidas lo más normalmente posible. Esto implica, un optimismo realista y una mirada esperanzadora de que siempre somos resilientes para sobreponernos a las vicisitudes y problemas vivenciales inherentes a la existencia de todo ser humano. Para ir superando la discapacidad, a los familiares, amigos y al entorno hay que decirles que solo lo ayuden cuando uno lo pide expresamente. Otra Frase Fuerza: “Al ‘no podés’, le contestamos: ¡Sí puedo, de otra manera!”.

 

Creo que el factor que se juega a la hora de salir adelante cuando se tiene una discapacidad es la adversidad, que se supera con fe, inteligencia, creatividad, voluntad, decisión, fortaleza, y el coraje de accionar lo antes posible, con la resiliencia necesaria para afrontarla incansablemente hasta salir airoso de toda situación adversa. Otra Frase Fuerza “La FELICIDAD no es la ausencia de los problemas. La FELICIDAD es tener la fortaleza y la resiliencia para afrontarlos, y el coraje de accionar incansablemente para solucionarlos”.

 

Datos de contacto con Discapanch:

Teléfonos 4723-0238 / 4723-7395

Móvil: 15-5748-5758

Facebook discapanch / saul macyszyn

Correo electrónico: asociacionms@fibertel.com.ar / saulmacyszyn@gmail.com

 

Twitter saul macyszyn

 

Por Gabriel Barbero

Equipo de prensa de Por igual +

Colabora junto al equipo de prensa Miriam Coronel

 


Article Tags: #empleo #trabajo #oportunidad #discapanch #resiliencia ##Personas con discapacidad #Saúl #saul macyszyn
Share     Report     Print Article
0 comments